Share
rotate background

Rem Koolhaas. Una forma de abordar el proyecto para dos tipos de arquitecturas patrimoniales

Rem Koolhaas. Una forma de abordar el proyecto para dos tipos de arquitecturas patrimoniales

 

Pablo del Árbol Pérez

 

Introducción. Breve biografía

 

Rem Koolhaas nace en 1944 en Rotherdam, Holanda. Vive 4 años en Indonesia (1952-1956) ya que su Padre, escritor, es elegido para dirigir un programa cultural en la colonia Holandesa. Según reconoce Koolhaas, esta experiencia le ha marcado su vida al vivir casi como un asiático.

 

Se forma como periodista y trabaja varios años en diversos medios de comunicación hasta 1968. Dada la insatisfacción que le genera su profesión en ese momento y su interés por la arquitectura, comienza la carrera de Arquitectura en la Architectural Association School of Architecture of London. Koolhaas es nieto de Dirk Roosenburg, arquitecto afincado en el movimiento moderno que trabajó para Hendrik Petrus Berlage antes de abrir su propio estudio.

 

Su estudio de arquitectura. OMA

 

Koolhaas fundó, tras su vuelta a Holanda, su estudio actual (OMA, The office for Metropolitan Architecture) en 1975 junto a 3 arquitectos más, incluida su mujer.  Posteriormente Zaha Hadid se unió al estudio de manera temporal hasta que fundó su propio estudio exitosamente.

 

Desde sus comienzos profesionales, Koolhaas muestra su intención clara de abandonar los compromisos y líneas del movimiento moderno, muy al contrario de su abuelo Roosenburg, y en sus primeros proyectos se puede apreciar esta tendencia.

 

Recibe unos primeros encargos como el proyecto para la residencia del primer ministro de Irlanda en Dublín o su primer proyecto construido, un edificio de apartamentos para los funcionarios de aduanas y las fuerzas aliadas en Berlín.

 

En el primer proyecto, Koolhaas reinterpreta el programa de la vivienda para crear relaciones entre lo público y lo privado, mientras que en el segundo, vemos una clara voluntad de mostrar un proyecto de clara consistencia física.

 

Son numerosos los proyectos que OMA, encabezada por Koolhaas, ha desarrollado desde sus inicios hasta nuestros días, y en sus oficinas trabajan más de 100 personas con 4 oficinas en todo el mundo. Destacan los proyectos de la biblioteca central de Seattle, la casa de la música de Oporto, el Aeropuerto central de Jeddah o los proyectos para la televisión pública de China con su sede central y el centro cultural en Pekín.

 

En España Koolhaas ha desarrollado 5 propuestas tales como la propuesta de muelle de enlace en Tenerife en 1998, la ampliación del aeropuerto de Barcelona en 2001, la propuesta del plan general de ferrocarril en Logroño en 2004, el museo de las bellas artes de Zaragoza en 2006 o la propuesta de centro de congresos de Córdoba en 2002,   participando todas ellas en concursos internacionales de arquitectura.

 

En el caso de la propuesta para el centro de congresos de Córdoba, Koolhaas y OMA resultaron ganadores del concurso con lo cual accedieron a la ejecución del proyecto. De momento la construcción del conjunto se encuentra en trámites de comenzar. En esta propuesta podemos ver las principales líneas proyectivas que definen a Koolhaas. Destaca el protagonismo del programa que marca todo el argumento de proyecto. Propone la creación de un recorrido de paseo que tenga cierta vinculación con la ciudad antigua, al otro lado del río, y del propio río. Esta relación se podría aplicar tanto al recorrido del paseo como las actividades que ocurren en el interior. Es por esto por lo que el revestimiento exterior es traslúcido pero sin dejar de cobrar importancia el volumen del edificio, algo característico de Koolhaas.

 

Rem Koolhaas es hoy por hoy uno de los arquitectos mundialmente más reconocidos, recibiendo por ejemplo en el año 2000 el premio Pritzker, el galardón internacional más importante de arquitectura, además de ser profesor invitado en varias universidades y escuelas como en el caso de Harvard.

 

 

Características de su arquitectura. ¿Deconstructivismo?

 

Muchos de los críticos de arquitectura e historiadores sitúan a Rem Koolhaas dentro del movimiento deconstructivista encabezado por arquitectos como Peter Eisenman, Philip Johnson, Frank Ghery o Zaha Hadid entre otros.

 

El movimiento deconstructivista que nace en los años 80’ apuesta por la fragmentación y el proceso de creación no lineal donde todo se convierte en un caos controlado, gracias en gran parte al control y manipulación de la estructura de soporte del edificio.

 

Aunque a Koolhaas se le incluya dentro de este movimiento deconstructivista, no podemos decir que el proceso creativo y proyectual de Koolhaas obedezca a este tipo de tesis. Es cierto que la arquitectura de Koolhaas genera formas que se pueden englobar dentro de este grupo de arquitecturas, pero estas formas vienen dadas a consecuencia de diferentes estudios.

 

Para definir en primer lugar como es el proceso creativo en la arquitectura de Koolhaas hay que significar el carácter tan importante y singular que tiene el proceso de estudio e investigación que ejerce Koolhaas en los proyectos y en general su estudio OMA.

 

El estudio no solo se limita a la producción de proyectos sino que es fundamental el estudio y las propuestas “teóricas” en su día a día. Estas propuestas desde el comienzo se han ido ejecutando y probando en el desarrollo histórico de OMA. Entre las primeras bases de partida de la arquitectura de Koolhaas se situaba el decidido abandono de las tesis del movimiento moderno. El proceso proyectivo no partirá desde un transcurso lineal.

 

Uno de los primeros campos de estudio por parte de Koolhaas y OMA viene a ser las nuevas demandas de la sociedad y sus cambios, y cuál puede ser el papel que la arquitectura puede jugar en ellos. Claramente la forma de trabajar, de divertirse, de practicar ocio, etc. no son las mismas que las que se daban hacía 50 años, por lo cual la arquitectura, según Koolhaas, no se puede ejecutar de la misma forma ni con las mismas soluciones.

 

Su estudio social-arquitectónico no se limita únicamente al proyecto de edificio como tal, sino que son muchas las ocasiones en que Koolhaas ha materializado soluciones o propuestas urbanísticas que vienen a dar opciones nuevas a esas demandas sociales que estaba investigando.

 

Una vez el primer paso de estudio y análisis de las demandas que un proyecto o que una propuesta pueden generar, Koolhaas comienza un segundo paso que es el estudio del programa. Si algo puede caracterizar el proceso creativo de Koolhaas es el protagonismo absoluto que Koolhaas otorga al programa.

 

El programa es el cúmulo de necesidades que tendrá un edificio. En ocasiones estas necesidades vienen muy predefinidas por el promotor o en ocasiones son ligeras pinceladas de las cuales el arquitecto tiene que definir y materializar.

 

En cualquiera de las dos opciones Koolhaas vuelca todos sus recursos proyectivos. De esta manera empieza a entrelazar los estudios sociales y de necesidades previos con la programación y edición de las funciones y actividades del ser humano dentro de un edificio o un espacio.

 

Fruto de esta interrelación comienza a surgir la arquitectura y en definitiva las formas tan variadas y “deconstructivistas” que definen a Koolhaas y por las que le catalogan como dentro de tal movimiento, aunque como acabo de describir, el proceso proyectivo no tiene nada que ver con las tesis deconstructivistas.

 

Sin embargo sí existe un cierto elemento formal dentro de la arquitectura de Koolhaas que no obedece inicialmente a los estudios previos o al juego con el programa, que es su constante afán por proyectar edificios de clara consistencia física, en los que la masa adquiere un carácter predominante.

 

En muchas ocasiones, fruto del estudio del programa o de las intenciones o idea de proyecto, la consistencia física tiene que verse diluida en cuanto a la transparencia o en las perspectivas como en el caso antes mencionado de Centro de congresos de Córdoba. Sin embargo es una cosa fundamentalmente formal porque de fondo esa búsqueda de volumen siempre permanece, generando operaciones claras y contundentes.

 

A raíz de muchas de sus investigaciones Koolhaas ha publicado varios libros como “S, M, L, XL“, “Mutaciones”, “Content” y “Delirious New York: A Retroactive Manifesto for Manhattan“, donde muchas de las ideas antes enunciadas se muestran de manera clara.

 

Intervenciones en relación con el patrimonio

 

A la hora de plantear proyectos en el cual sus propuestas tengan que estar en relación más o menos directa con preexistencias o intervención en el patrimonio, Koolhaas no varía su discurso.

 

Sus propuestas tratan de sumar a lo existente aumentando su riqueza edificatoria y de programa. Nunca plantea una renovación de conservación y remodelación volviendo al estado original, así como las adiciones edificatorias tampoco seguirán un “estilo” reproductivo de otra época.

 

Sus planteamientos son los de actuar con arquitectura actual y no crear falsas reproducciones las cuales se pueden caracterizar de engañosas e incoherentes. Por ello veremos en los dos ejemplos en relación con el patrimonio, que posteriormente presentaré, una línea clara de actuación contemporánea de adición de elementos e incluso utilización de los existentes para dar nuevos usos actuales con los cambios pertinentes para tal desarrollo, siempre teniendo en cuenta los condicionantes y preexistencias a considerar tras su exhaustivo y característico estudio y análisis previo a la propuesta.

 

Proyecto A. Ampliación, Milstein Hall en la Universidad de Cornell. Nueva York, 2006

 

El proyecto de la ampliación de la Universidad de Cornell viene a dar solución a una voluntad de la universidad de aumentar los espacios interiores y anexos de las facultades de Bellas Artes, Arquitectura y Planeamiento Urbano. El proyecto se encuentra actualmente en construcción y ha atravesado diversas fases.

 

Se trata de más de 4000 m2 que proporcionaran nuevos espacios de estudio, exposiciones, salas de debate y crítica, auditorio y biblioteca. Cuando Koolhaas llega al proyecto, dichos espacios existían pero dispersos en 4 edificios separados. Cuentan con una tipología arquitectónica similar cada uno de ellos con distribuciones interiores lineales y con corredor. Entre estos edificios se extiende una masa verde con distintas conexiones y gran potencial.

 

En primer lugar Koolhaas propone establecer una conexión entre todos estos elementos dispersos como medio de creación de un referente y punto de unión entre todos. Sin embargo esta unión se sitúa en un plano superior y elevado del suelo. De esta manera se permite la utilización de la parte inferior, obteniendo así un potencial espacio exterior con grandes posibilidades para el programa.

 

El nuevo edificio se implanta como una caja que se amolda a los 4 edificios y aporta una nueva imagen consistente y de unidad. En su interior sin embargo el edificio funciona independiente al campus y con posibilidades de uso múltiple. Además su sistema constructivo permite la versatilidad y ser reprogramado en cualquier momento según las necesidades.

 

En la parte inferior de la caja se implanta una plataforma sumergida que contiene un conjunto de programas de carácter público, auditorio, espacios de exposición y para sesiones colectivas. La cubierta sobresaliente de la parte inferior se encuentra con la caja superior y esto provoca los accesos a la caja y la pendiente necesaria para el auditorio y una doble altura.

 

El proyecto de Koolhaas no solo se limita a lo arquitectónico sino que vemos constantemente una voluntad de proponer actividades y formas de ocupación de los espacios que él ha proyectado, como forma de evitar el abandono y dar mayores posibilidades a los promotores de las obras.

 

En esta línea de la no estanqueidad solamente en el proyecto arquitectónico que compete al arquitecto, Koolhaas propuso una forma de crecimiento para el futuro. Los promotores tenían la intención, a medio plazo, de continuar aumentando el campus con nuevos edificios. Para ello marcó unas líneas de expansión a continuación de su propuesta y que fuesen conformando y cerrando el borde del campus.

 

 

Proyecto B. Museo en la mina de carbón Zeche Zollverein, Essen. Alemania, 2006

 

La mina de carbón de Zeche Zollverein paró definitivamente su actividad en 1988. Se trataba de un enclave minero que había sido clave para la región de Ruhrgebiet.

 

Durante más de diez años no supo qué hacerse con tales instalaciones. Las autoridades públicas procedieron a comprar los terrenos donde se levantaba el complejo y posteriormente se declaró el conjunto patrimonio industrial alemán.

 

Dada tal declaración, en 2001 también la UNESCO declaró que Zeche Zollverein entraba a formar parte de la lista mundial de patrimonio industrial. A partir de ello se establece la voluntad de elaborar un plan general que marque las pautas de restauración y reactivación del complejo con nuevas actividades. En esa elaboración del plan general entra en juego OMA y Koolhaas, entre otros expertos restauradores y especialistas en patrimonio.

 

El plan de actuación engloba todo el complejo desde las edificaciones perimetrales que circundan los espacios interiores. Estas edificaciones circundantes serán las primeras que verán actuaciones de remodelación y reutilización para distintas actividades.

 

Las líneas férreas existentes se mantendrán como espacio público y elemento de conexión entre los principales edificios. Los puentes elevados que transportaban carbón se habilitarán para los visitantes. Los accesos rodados al complejo vienen desde la autopista principal con un nuevo túnel que facilita la entrada directa desde las principales vías de comunicación.

 

Los edificios exteriores se conservarán con la imagen original y renovando el uso. Estos espacios servirán de recepción para los visitantes con su imagen majestuosa. En su interior se llevarán a cabo actividades múltiples relacionadas fundamentalmente con la cultura y con el arte.

 

Una vez más Koolhaas en el proyecto trata de dar una vuelta al programa y a los medios que dispone. Para ello crea un juego de accesos mediante las rampas de transporte de carbón. De hecho, el propone la creación de una nueva plataforma que trata de asentarse como una nueva rampa más.

 

En el interior existe una coexistencia entre el programa y lo existente. Se realiza una ligera adecuación a las nuevas actividades con salas de reuniones, exposiciones y cafetería. Pero el aspecto general del conjunto sigue siendo casi el original industrial.

 

Sin embargo existe un tratamiento singular en los núcleos de comunicación. Estos núcleos potentes tratan de enfatizar el aspecto y uso anterior de mina de carbón que poseía el espacio. Por ello el color rojo es empleado constantemente como medio evocador de la imagen industrial que poseía la mina en años anteriores.

 

Por último cabe destacar, una vez más, la intención y ejecución en el proyecto de un plan de explotación del conjunto con una definición muy clara de cuáles y que fines puede tener cada espacio, y por otra parte un programa de actividades en el tiempo que evitará el que el complejo quede abandonado por falta de exposiciones o actividad.

 

En definitiva se trata de una actuación singular por la singularidad del conjunto patrimonial para actuar. Esta propuesta tendrá gran influencia en futuras intervenciones de otros arquitectos en el futuro para con este tipo de arquitecturas. Caso por ejemplo del proyecto de reforma de la azucarera de la Bobadilla en Granada del arquitecto Juan Domingo Santos, donde el proyecto traza líneas e ideas similares a las que plantea Rem Koolhaas.

 

 

Conclusiones

 

A Koolhaas se le puede considerar un visionario, filósofo e investigador a la par que un arquitecto dentro del movimiento deconstructivista. Su análisis de los problemas sociales actuales y qué papel puede jugar la arquitectura en estos aspectos ha marcado gran influencia en el panorama arquitectónico contemporáneo plasmado en sus proyectos ejecutados, concursos presentados, estudios, publicaciones , propuestas urbanas, etc.

 

En sus proyectos de gran consistencia física, el absoluto protagonista y generador de la línea y forma del proyecto es el programa y la programación de la actividad que el ser humano puede desarrollar dentro de un espacio arquitectónico.

 

En cuanto a la intervención en el patrimonio, Koolhaas siempre se mostrará dado a aplicar sus tesis siempre aportando y no buscar falsos escenarios de carácter protector, sino propuestas de renovación donde la arquitectura actual (contemporánea) es la dominante; destacando también el gran esfuerzo realizado por aportar ideas para la explotación del conjunto y evitar así los constantes vacíos y abandonos de los nuevos espacios museísticos en nuestros días por falta de actividad.

 

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *